SERVO 45 S: El arado para usos potentes

SERVO 45 S: El arado para usos potentes

El arado sigue siendo el equipo adecuado en la labranza moderna

En ninguna máquina hay tantas necesidades individuales, que se deben a las más diversas condiciones de suelo, como en los arados. Con 58 modelos diferentes en los arados SERVO, Pöttinger puede cubrir este ancho de banda de forma óptima.  Nuevo en la familia de los arados SERVO es el multiuso para el uso potente: el SERVO 45 S, estable, fiable y robusto. 

En ejecución con 6 cuerpos NOVA o NOVA PLUS, está diseñado para un uso de hasta 350 CV. En la ejecución NOVA viene de serie un cilindro de giro del chasis, en NOVA PLUS con un cilindro de memoria para el ancho de corte. Con una distancia de 95 cm entre cuerpos, una altura de 80 cm del chasis y el rodamiento del chasis principal que acoge el tubo del chasis, se cumplen las exigencias para un uso potente. El uso de material altamente resistente permite velocidades más altas y una vida útil más larga. También viene de serie en los arados con 6 cuerpos el eje de enganche con rodamiento doble (Cat. III/ anchura III).

Gracias al único centro de ajuste SERVOMATIC se puede adaptar la máquina al tractor de manera rápida y fácil. Esta óptima posibilidad de ajuste garantiza el fácil arrastre del SERVO bajo todas las condiciones de uso. El ancho de corte del primer cuerpo y el punto de tracción se ajustan de forma rápida y exacta, independiente y sin intervención de uno con el otro. Una gran ventaja sobre todo en el ajuste hidráulico del ancho de corte, no hace falta correcciones posteriores. Unas pocas maniobras son suficientes para realizar el ajuste. 

Gracias a la gran cantidad de diferentes formas de cuerpos, desde chapas de volteado corto a formas alargadas hasta cuerpos de tiras, cada cliente encuentra la forma del cuerpo adecuado para su terreno. 

Mejora de tracción en arados suspendidos mediante „Traction control“

El módulo de ampliación „Traction“ permite también en el arado suspendido SERVO 45 S de 6 cuerpos la transmisión del peso del arado al tractor. Con la entrada de fuerza a través del sistema de tracción, las ruedas traseras soportan la carga permanentemente si la adaptación al suelo del arado es óptima, evitando el deslizamiento y la nociva compactación de las ruedas traseras.